GRACIAS PADRES DEL DUQUE

image

Estos son los estupendos papás y mamás que han hecho el milagro de hacer felices a cientos de niños.

Ole por ellos y por Nati, la presidenta del Ampa que ha movilizado a todos.

Anuncios

HOY HA AMANECIDO EL DUQUE REPLETO DE CALABAZAS DE HALLOWEEN, PERO ¿SABES CÓMO SE LLAMA ESA CALABAZA?

image
Cuando los irlandeses llegaron a EE.UU. e trodujeron la fiesta de la Noche de las Brujas, también se llevaron consigo lo que sería el símbolo más famoso de la noche de Halloween: la Jack-o-lantern (la calabaza hueca con una vela dentro).
image
Esta tradición viene de una leyenda irlandesa: Por lo que se cree había en ese pueblo un tal Jack que era la persona más mala imaginable – el mal en persona- y cuando se muere se le prohibe la entrada tanto al Cielo como al Infierno.
image
Desde entonces es condenado a vagar por el mundo buscando una entrada a uno de los dos sitios con la única ayuda de una col con una vela dentro. Los irlandeses americanos cambiaron la col por la calabaza
image
Fotos de las calabazas de los chicos del Duque

¿POR QUÉ SE LLAMA HALLOWEEN?

image
Hace unos 3000 años, los celtas celebraban su fin de año el 31 de octubre, y creían que los muertos regresaban esa noche a apoderarse del alma de los vivos. Para que pasaran de largo, los vecinos colgaban huesos, calaveras, y dejaban comida (en gran mayoría dulces) en sus puertas.
image
Cuando los romanos conquistaron a los celtas transformaron sus tradiciones en cristianas, estableciendo el 1 de noviembre como Día de Todos los Santos (all Hallow’s eve). De ahí el nombre de Halloween.

EL CORAZÓN DE SEVILLA LA NUEVA (CUENTO DEL DUQUE)

Hay en el centro de Sevilla la Nueva un lugar mágico al que ya perteneceremos siempre.
Y ese lugar tiene un nombre: Duque de Rivas, y es mágico porque es allí donde se esconde un trono, ese  desde el que nuestros hijos gobiernan su mundo, que es, sin duda,  mejor que el nuestro.
Ese lugar siempre estará sus corazones porque es allí donde pasan el día junto a unos amigos que siempre estarán en su memoria, aunque el tiempo se empeñe en borrarlos barriendo con sus ramas  el camino recorrido.
Y es allí donde todos los niños parecen iguales.  En realidad no solo lo parecen. También lo son.
Iguales, pero diferentes… Diferentes, pero iguales. Esa es la magia del Duque.
Es éste el lugar donde más sonrisas amables nacen de la nada, donde los llantos se arreglan con caricias y mimos, y donde se aprende que no solo las matemáticas, la lengua o el inglés son necesarios para llegar con garantías a la madurez.
Ni siquiera la Plaza de los Arcos tiene tantas risas, tantos llantos, y tantos sentimientos encontrados como los que aquí se respiran en cada clase, en el patio, y, sobre todo, en cualquiera de sus dos puertas cuando todos salen a abrazar a sus papás. Son también esas puertas un lugar de encuentro para los padres y madres de esos niños, un lugar donde más de una buena amistad ha nacido.
¿Y qué es lo más importante de este colegio?
Pues no son sus ladrillos rojos que les resguardan del frío, ni siquiera sus aulas donde tantas lecciones aprenden. El verdadero tesoro del Duque son, sin duda alguna, esos niños que todas las mañanas le alimentan con sus risas y sus llantos.
Eso es lo que el Duque necesita, la risa de los niños… ¡de todos!: los madrileños, los andaluces, los africanos, los europeos, los americanos, los gallegos… de todos y cada uno de ellos, sin importar de donde vengan.
Es verdad que hay moros, y cristianos, y hay rubios y morenos, y hay altos y bajos, y hay flacos y gordos, y hay feos – eso sí que no – y guapos, y hay listos, y menos listos…
Es en este colegio donde estos niños empiezan a conocer lo bueno – y lo malo – de compartir con los demás, de jugar, de pelear a veces, de leer esos cuentos que tanto les enseñarán, de escribir letras que un día declararán un amor, de sumar números que un día se restarán… y, en definitiva, de aprender a vivir.
Otra gran ventaja que tiene este Duque es que aquí aprenden – y no solo los niños – a convivir. Y convivir no es otra cosa que sobrevivir entre diferentes, sin perder tu esencia o tu felicidad, y sin arrebatársela al que está a tu lado.
Y sí, es verdad que convivir es difícil, pero no solo en el Duque. ¿Acaso no es difícil hacerlo también en tu propia casa?
Aquí se aprende a vivir con los que son como tú y con los que no lo son, con los que son de tu pueblo y con los que son de otro, con los que son altos y con los que son bajos, con los que son niños y con las que son niñas.
Y estos hijos del Duque están aprendiendo una de las lecciones más importantes de esta nueva vida que estamos viviendo. Están aprendiendo que es igual si eres moro, cristiano, andaluz, gitano, madrileño, niño, maño, niña, francés, rumano, gallego, polaco, colombiano… A ellos eso le da igual. Para ellos un niño es un niño, alguien con quien compartir un juego… nada más.
Tiene  el Duque, dentro de sí, niños de diferentes sitios, pero no por el lugar donde nacieron, sino por las casas de las que cada uno sale cada mañana.
En alguna de esas casas hay hasta dos hermanas que han llegado a nacer en lugares diferentes, a muchos kilómetros de distancia la una de la otra, y no por eso tienen que quererse menos de lo que se quieren los demás.
Porque la vida de estos locos bajitos empieza aquí, en este colegio  donde pueden sentirse niños, que es, sin duda alguna, lo mejor que va a pasarles nunca.
Aquí, en el Duque, son niños que estudian y aprenden – unos más que otros
Aquí, en el Duque, son niños que juegan y corren – unos más que otros.
Aquí, en el Duque, son niños que ríen y lloran – unos más que otros.
Aquí, en el Duque, son niños todos – NI UNO MÁS QUE OTRO.
Y es por eso por lo que yo digo…
¡VIVA EL DUQUE DE RIVAS!

 

LA AGRADABLE SOMBRA DEL DUQUE

imageTodos sabemos de la suerte que tenemos de pertenecer al Duque de Rivas. Tenemos unos niños estupendos, unos maestros alucinantes, una directiva impresionante, unos padres a la altura, pero si hay algo en lo que más unanimidad encontrarás será sin duda en la figura clave de este cole. Todos lo sabemos, los niños del cole, los profes, los padres… Todos queremos a Carlos.

DESDE AQUÍ, DESDE EL BLOG DEL AMPA DEL DUQUE, LE QUEREMOS MANDAR (TODOS LOS PADRES DEL COLE) UN FUERTE ABRAZO A ALGUIEN QUE SIEMPRE ESTÁ AHÍ, SIN HACER RUIDO, PERO HACIENDO TODO MUCHO MÁS FÁCIL.

GRACIAS CARLOS (el mejor conserje, y mejor persona)

TE QUEREMOS Y NO HAY DÍA QUE NO VALOREMOS TU TRABAJO, TU CARIÑO Y TU DEDICACIÓN!!!

EL MOMENTO DE LA ENTRADA AL COLE

image

image

LOs momentos antes de entrar al cole. Qué nervios, qué ganas…! Algo bueno tiene que tener este cole para que los niños tengan tantas ganas de entrar… ¿No?

Si quieres ver el video de la entrada entra en facebook y busca: AMPA DUQUE DE RIVAS.

Y HAZTE AMIGO

SEAS O NO SEAS SOCIO. ESTO ES PARA TODOS

CUENTO PARA LOS NIÑOS DEL DUQUE: LA NIÑA QUE ERA MÁS FELIZ CUANDO NO SABÍA TANTO

sonrisas_4Cruceta era simplemente una niña. Así, sin más. A algunos el hecho de que lo fuera le parecía poco, pero para ella era mucho. En realidad para ella lo era todo… al menos por esa época. ¿Y por qué era tan importante para Cruceta seguir siendo una niña? Difícil pregunta ¿verdad? Para responderla ella no tenía más que observar la cara de su papá, de su mamá, o de sus abuelos, mientras intentaban explicárselo.
Ninguno de ellos lo sabía explicar – al menos con palabras – pero en su cara se dibujaban miles de sonrisas llenas de melancolía.
– No dejes de ser una niña nunca – era lo que terminaban diciéndole todos, lo que la hacía sentir más dichosa aún.
Pero bueno… volvamos a lo nuestro, que no es otra cosa que la historia de nuestra amiga y protagonista de esta bonita historia.
Como ya he dicho antes Cruceta era una niña normal.
Como el resto de los niños y niñas de su edad, se levantaba todas las mañanas en su pequeña cama para ir al colegio.
Sí, a Cruceta le gustaba mucho ir al cole, al aula de infantil, con su “seño”, a la que adoraba.
Y si le gustaba tanto era porque su cole no era sino una prolongación de su propia casa. Su clase era como una habitación más. Allí tenía también un baño como el de casa, y disponía también de muchos juguetes para compartirlos con Alejandro, con Manvel, con Bilal, con Eva o con David.
Las mañanas de Cruceta eran mañanas llenas de alegría, como así tendría que serlo durante el resto de su vida.
Hacer fichas junto a Sofía era algo que le hacía sonreír sin poder disimular.
Jugar con plastilinas mezcladas con las manos de Aurora era – como ella decía – un gustazo.
Y hacer dibujos con Tania y Mario era como colorear en la mesa de su dormitorio.
Estar en el patio del Duque de Rivas era como jugar en la plaza de los Arcos con Daniela, o en el parque del Olivar con Álvaro.
Y para colmo, su profe – la gran Ester- era como una amiga más, pero mucho más alta y mucho más guapa. Y además…
¡lo sabía todo!

Pero allí Cruceta disfrutaba de otra inmensa suerte. Cruceta podía compartir mañanas repletas de juegos y músicas con tantos otros amiguitos, deseosos tan solo de disfrutar y compartir.
Y si todos estos niños eran inmensamente felices era precisamente porque todos eran amigos. Ni más ni menos.
Sin duda, era en brazos de ese noble sentimiento descansaba su felicidad.
Cruceta jugaba un día a la pelota con Dominic, marcando goles e imaginando que era una delantera del Sevilla.
Otro día se divertía lanzando pelotazos junto a Bushra a diestro y siniestro… ¡Si las paredes del Duque de Rivas pudieran hablar!
Otro día echaba carreras con Eva, o hacía comidas con Elsa, o luchaba junto a Álvaro, como si fueran dos pokemon.
Otro día era cocinera junto al chef Bilal… Nada como la arena rojiza del patio para hacer pasteles.
Con ayuda de hierbas preparaban también elegantes ensaladas adornadas con pétalos de flores silvestres.
Otro día podía ser también una policía en compañía de Alejandro, o bombero en compañía de Noura… incluso podían ejercer de ladrones. Un día uno… otro día otro.
También, esas mañanas, compartía lápices de colores y hojas desnudas con Mariana, que no tardaría en marcharse para volver a su país, por culpa de eso a lo que sus papás llamaban “crisis”.
También compartía baño con Alejandro Asensio,o con Eva, y dormía ricas siestas de algodón abrazada a Alejandro Fernández o a Elsa.

Pero, un buen día, alguien se empeñó en que nuestra amiga Cruceta se hiciera mayor y abandonara su feliz mundo de fantasía.
Unos dedos señalaron a su amigo Dominic. Y la boca de esos dedos gritaron un extraño nombre que Cruceta no supo identiicar
Ese es EXTRANJERO – oyó.
¿Exrtran… qué? – pensó Cruceta, extrañada al ver la cara que ponía esa persona que le llamaba así. Aun sin entenderlo, nuestra amiga Cruceta supo que esa palabra no era nada bueno, al menos para el que la pronunció.
– ¿Extranjero? – volvió a pensar.
Dominic no era eso. Dominic era su amigo.
Otros quisieron que Noura dejara de ser su amiga adorada para convertirse en eso que llamaron una mora.
¿Una mora? – pensó más extrañada aún – ¿y eso qué será?. Noura no era ninguna mora… Noura era su amiga.
También le dijeron que ya no podía ir al baño con Álvaro, ni con Alejandro… En cambio sí podía seguir yendo con Eva.
¡La pobre Cruceta no entendía nada!.
Hubo hasta quien le insinuó que las niñas jugaban con las niñas, y que, por lo tanto, los niños solo jugaban con los niños.
¡Qué cosas más raras! – pensó la incrédula Cruceta. A ella le gustaba jugar con sus amigos… ¡con todos!.
¿Niños? ¿niñas? ¿extranjeros? ¿moros?
Cruceta no entendía nada de nada… pero tampoco quería hacerlo.
Ella era más feliz cuando Dominic no era extranjero, sino su amigo.
Ella era más feliz cuando Noura no era mora, sino su amiga
Ella era más feliz cuando no había niños y niñas, sino amigos.
Ella era infinitamente más feliz cuando las diferencias con sus amigos las marcaba no el color de su piel, ni de sus ojos, ni de su pelo, y mucho menos el lugar donde habían nacido, sino las ganas que tuvieran o no de jugar con ella.
Ella quería más o menos a sus amigos por lo bien que estuviera a su lado. Y con unos prefería jugar a pelota, con otros a pintar, con otros a ir al baño, con otros a echar la siesta…
Todos eran iguales, pero todos eran diferentes.
Cruceta ya sabía de antes que no todos eran iguales. Lo que no sabía – y ojalá no se lo hubieran enseñado – es que había diferencias más allá de los propios rasgos o las ganas de jugar que tuvieran.
A pesar de eso ella tomó una decisión. Ella seguiría viendo a sus amigos como lo que siempre habían sido… ¡Sus amigos!
Esos chicos y chicas eran sus amigos, y para eso no hacía falta haber nacido en el mismo lugar.
Su misma hermana había nacido en Sevilla la Nueva y ella en Motril… ¿Acaso sus papás podrían querer a una más que a otra? ¿y por qué tenía que hacerlo ella?

Tampoco importaba tener el mismo color de ojos. Ella no lo tenía igual que su prima Marina, a la que adoraba… entonces ¿por qué iba a ser diferente si se tenía diferente color de piel?
Y mucho menos importaba el ser más guapo, más alto o más listo.

Y colorín colorado
De amigos me he llenado
Y colorín, colorete
Si no te gustan… vete

 

Las pistas del Duque

image

Médicos, futbolistas, bailarines, soňadores y todo tipo de príncipes y princesas comparten a diario los patios de nuestro querido Duque…
Es la magia del Duque. Un día su patio es un palacio, otro es el mismo Santiago Bernabéu, otro una selva, otro un hospital, y siempre un maravilloso colegio…
¡Que eso no cambie nunca!